Robinson Crusoe y la circunstancia

Empecé este libro hará algo así como dos años (no os exagero), pero la verdad es que no conseguí avanzar en sus páginas; cada palabra era pesada y caía en mi mente como una piedra, hundiendo mis ganas de continuar la lectura.unknown

Hace una semana, mi hermano me pidió que le ayudara a hacer un trabajo sobre este libro, y (todo sea por la familia), retomé la lectura de cero aunque con temor al aburrimiento por mi experiencia anterior. Y me encantó.

No voy a deciros que Robinson Crusoe sea uno de mis libros favoritos, eso no sería cierto, pero sí que me gustó mucho la forma de escribir porque es algo distinto a lo que he leído nunca. Es un estilo muy racional, narra la historia de forma muy objetiva, sin hablar de sus emociones más que para decir “me sentía así”, pero nunca haciendo un mundo de ello ni involucrándose de una forma presente y directa. El protagonista está solo en una isla desierta durante 28 años y a penas nos habla de lo que sintió en ese tiempo. Veinte míseras páginas a lo largo del libro es todo lo que hay sobre sus sentimientos. Y, sin embargo,  están muy presentes a lo largo de la obra. Me fascinó esa capacidad de contar una historia desde lejos, sin adentrarte en nada demasiado profundamente, separado por la distancia, y, sin embargo, que eso en lo que no te introduces quede tan tangible. ¿Tiene algo de sentido o es que me he vuelto loca?

La historia, claro, es entretenida, aunque sé porqué la deje en un primer momento:  parece un manual de supervivencia o de carpintería. Porque sí, Daniel Defoe se pasa toda la obra relatándonos como Robinson tala un árbol, como Robinson aprende a cultivar, como Robinson aprende a hacer pan, como Robinson… Y aquí entra la circunstancia que mencionaba en el título: ¿cómo es posible que antes este libro me resultara tedioso y ahora me guste? No tengo ni idea, pero algo ha debido de cambiar…  Sea lo que sea que ha variado en mi, eso ha hecho que este libro, que en otro momento no se adaptaba a mis “necesidades lectoras”, ahora sí que sea adecuado. ¿porqué? ¿acaso importa el porqué? La conclusión a la que quiero llegar es a que, por mucho que una cosa ahora no os guste, eso no quiere decir que más tarde no lo haga. Tachar algo de tu lista de posibilidades porque un día no te gustara me recuerda a cuando mi madre me decía que comiera cebolla y yo le decía que no me gustaba, cuando la había comido una única vez y hacía unos cien años (adivinad a quién le gusta ahora la cebolla). El tiempo lo cambia todo, para bien o para mal, así que no seáis tozudos y probad cosas nuevas y viejas.

Y dicho esto, continuemos con el libro: la trama la conocéis todos, pero de lo que yo quiero hablar realmente es de los personajes. Los personajes me han gustado mucho, no son los mejores que he visto, pero su transformación a lo largo de la obra me ha cautivado. Empecemos con nuestro protagonista: Robinson Crusoe comienza en esta obra como un muchacho que no sabe qué quiere hacer, pero que sí sabe lo que no quiere hacer, y eso es tener un trabajo normal. Sus padres tratan de disuadirle de sus aventuras muchas veces, pero él no hace caso y parte en barco. A partir de entonces no cesan de sucederle calamidades de las que sale airoso gracias a la suerte y a las enormes y numerosas ayudas que le prestan hombres buenos. Hasta que llega a la isla, y, con años de soledad y de lucha contra todo y contra sí mismo en parte, encuentra la fe en Dios. Realmente el libro a mi me parece una mera excusa para tratar el tema de Dios, camuflado en novela de aventuras, y, de hecho, es un tema muy bien tratado, y Robinson Crusoe está ahí para enseñarnos esa transformación tan marcada en cuanto a la religión se refiere. Pasa de pensar en Dios sólo cuando está en peligro inminente a ser un ferviente devoto. Y, he de decir, que vale la pena leerlo sólo por ver esta mutación de su personalidad. Y vale la pena para todo el mundo, no únicamente para los cristianos, pues no se trata de la religión en sí, sino de que no es tan fácil crear una transición como esta, y de verdad que está muy bien hecha.

También quiero hablaros de Viernes, que básicamente, es el único personaje junto a Robinson que aparece en más de veinte páginas. Viernes es el claro ejemplo de un sirviente de la época: sumiso, salvaje, y dispuesto a darlo todo por su amo. La verdad es que Viernes me cae bastante mejor que Crusoe, es un personaje que enternece, y que pese a la condición de esclavo a la que lo someten en el libro, me parece que es mucho más inteligente, aunque su inteligencia sea más emocional y espiritual que de la que solemos hablar.

Y esto me lleva a hablar de lo que menos me ha gustado del libro: el racismo, la crueldad y la esclavitud. Está claro que en la época esas cuestiones eran habituales y, básicamente, lo normal, pero mirándolo desde la visión del siglo XXI, hay pasajes del libro contados con total normalidad que me han puesto los pelos de punta. Pero también está bien leer sobre estas cosas, pues te das cuenta de ellas y te hace pensar. En especial, hay una escena que me afectó enormemente en la que, ya al final del libro, Viernes decide matar a un oso por el mero placer de hacerlo, cuando el oso no iba a atacarlos. Lo provoca, lo humilla para hacer reír a su amo y sus compañeros y, al final, lo mata para dejarlo ahí tirado continuar su viaje. De verdad que conforme está contado el fragmento, lo hace tan normal, como si fuera lo más natural del mundo, quitar una vida por diversión. Me parece lo más abominable del mundo. Y este no es el pasaje más fuerte del libro, pero a mi me pareció el peor.

Dicho esto, no recomiendo Robinson Crusoe a todo el mundo, pues no es un libro que sea ligero y agradable; hay muchas escenas que, si no te interesa la materia que trata, quieres pasar de largo (aunque  si te gustan los temas, son entretenidas), y es bastante fuerte en algunas escenas, no por el lenguaje, sino más bien por, como ya he dicho, la repugnancia que he sentido al leerlas.

Un libro muy interesante, sin duda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s