Caballos de Dios

No voy a mentir, leí esta novela hace algún tiempo, pero no me atrevía a hacer una reseña sobre ella. Todo el que haya leído este libro sabrá porqué no es fácil hablar sobre él, y es que el tema es muy muy (MUUUUUUUY) delicado y te deja con sentimientos contradictorios. Pero ya he puesto (más o menos) en orden mis ideas y creo estar preparada para escribir sobre ello. Los Caballos de Dios

Quiero empezar diciendo que Mahi Binebine (el autor) ha tenido agallas para contar esta historia y hablar de un tema tan estigmatizado y polémico como es el terrorismo, y hacerlo de una forma en que nos vemos inmersos en el mundo en el que viven estas personas que nosotros vemos como meros asesinos.

Antes de continuar, tenéis que saber que NO ESTOY DEFENDIENDO EL TERRORISMO. Y este es el principal miedo por el que no he escrito antes esta reseña. Me explico: El autor nos sumerge en un mundo de violencia, analfabetismo e ignorancia a las afueras de una ciudad árabe (no recuerdo si dice una ciudad en concreto). Y en este pueblo de chabolas viven unos muchachos que, por circunstancias de la vida acaban convertidos en terroristas. Y sí, he dicho que los convierten, los moldean a fuego, hasta que ellos creen que no tienen otra salida. Y esto es lo que te deja tan perplejo durante todo el libro, esa paradoja, ese choque entre el hecho de que han matado a miles de personas y la sensación de que son (en parte) víctimas del terrorismo islámico.

Todo empieza con la vida de un grupo de niños cuya única religión es que los sábados se juega al fútbol. Se nos describe una sociedad en la que ir a la escuela no es lo mas importante, en la que los padres pegan a sus hijos con un látigo cuando se portan mal, en la que el vertedero está plagado de cadáveres, en la que un hermano mata a un amigo tuyo porque te ha hecho cosquillas, en la que se viola en grupo a un amigo inconsciente. Una sociedad de mierda diría yo. Es horrible, y los niños se crían en estos valores, mamándolos desde pequeños, y crecen creyendo que eso es lo único a lo que pueden aspirar. En esta primera parte del libro, ya empezamos a entender que, teniendo esa poca consideración sobre la vida y la muerte, es probable que la cosa termine mal para ellos, pero nos desconcierta que ninguno de ellos es religioso, o, al menos, en ningún momento se habla de religión.

Y entonces, en la segunda parte, conocen a un hombre religioso que los ayuda a encontrar trabajo, a comprar una pequeña propiedad, a tener una estabilidad, y ellos descubren un mundo nuevo en el que no tienen que robar, en el que la violencia callejera les es, por primera vez en su vida, ajena, y encuentran una nueva tranquilidad que les era desconocida hasta el momento. Y ese hombre, es para ellos Dios. Él les ha dado la felicidad, y todos lo admiran hasta la obsesión. Aquí es cuando ese hombre les empieza a meter su ideología con embudo, y como ellos están cegados con las maravillas de su nueva vida, no se dan cuenta. Y os preguntaréis, ¿Pero realmente se puede convencer a alguien de que tiene que matarse y matar a miles de personas porque no son de su misma ideología? Pues yo me hice la misma pregunta, y sigo haciéndomela. Pero tenemos que pensar que ellos viven en otro mundo muy lejano al nuestro, y que los “captan” de niños, y ellos no encuentran otra salida, aunque yo veo puertas abiertas por todas partes, ellos no.

Y no, no creo que todos los terroristas sean así, pero sí que opino que los verdaderos cabecillas están detrás, moviendo los hilos para que eso ocurra, sin mancharse las manos de sangre. Sin morir.

Todos deberíamos leer este libro, porque nos habla desde un punto de vista en el que no nos hemos parado a pensar, y, aunque sigo defendiendo la igualdad de derechos y la tolerancia, y oponiéndome rotundamente (por decirlo de alguna forma “suave” al asesinato en masa, entiendo que los verdaderos culpables no son los que empuñan el arma (sin eximir de su responsabilidad a estos).

El autor adopta un tono bastante neutro en el que nos cuenta la historia sin caer en la justificación de las acciones, cosa que es bastante complicada dado el tema que estamos tratando. Debo decir que esta es mi opinión, y que he leído comentarios de gente que opina que sí lo está justificando. Esto depende de cómo te tomes el libro, pero, para mi, el autor lo ha hecho de maravilla. Además, los beneficios de este libro han contribuido a ayudar a familias en estas condiciones, para evitar catástrofes como las que se relatan en la novela.

En conclusión: un libro muy duro y que te hace recapacitar mucho sobre muchos temas. (Tu cabeza dará vueltas durante y después de la lectura), pero merece la pena leerlo.


FICHA TÉCNICA:

Título: Los Caballos de Dios

Autor: Mahi Binebine

Páginas: 160

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s